INNOCENCE PROJECT Y LA CONDENA DE LOS INOCENTES

proyecto inocencia

          Toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario..en teoría y no en todos los paises con el mismo rigor. En la práctica las garantías de los sistemas jurídicos no siempre funcionan como debieran y sí, también se condena a inocentes. Esto que muchos creen que ocurre de forma sólo anecdótica, es más habitual de lo que pudiera parecer, a pesar de que el paradigma de la injusticia es condenar a un inocente.

El Proyecto Inocencia es una organización jurídica sin fines de lucro comprometida con la exoneración personas erróneamente condenadas mediante el uso de pruebas de ADN, y para reformar el sistema de justicia penal para prevenir futuras injusticias, creada por los abogados Barry C. Scheck y Peter J. Neufeld en 1992. Nacio como clínica médicolegal y estaba adscrita a la Facultad de Derecho Benjamin N. Cardozo de la Universidad Yeshiva (Nueva York, EEUU).En 2004 se convirtió en unaorganización sin ánimo de lucro de este centro universitario. En estas dos décadas de trabajo, han conseguido liberar a 317 reclusos que habían sido encarcelados erróneamente, tras haber pasado una media de trece años recluidos en prisión. Esta estadística incluye a 18 presos que se encontraban en el corredor de la muerte.

Desde su creación, se han formado numerosas organizaciones similares en todo el mundo, como pudiera ser Witness to Inocence, o RED Inocence en America Latina. España no tiene ninguna asociación especifica dedicada a defender a presos inocentes por error judicial. Los reclusos que piden la revisión de sus sentencias lo hacen por su cuenta y con su propio abogado. En ocasiones, se dan casos como los de Rafael Ricardi -preso durante 13 años por una violación que jamás cometió- o Ahmed Tommouhi -interno durante 15 años tras una investigación plagada de irregularidades que demuestran que no todos los condenados son culpables .

         Mucho más conocido por su trascendencia mediática es el caso de Dolores Vazquez, condenada a 15 años y un dia de prisión por el asesinato de Rocio Wanninkhov sucedido en Mijas en 1999. Tras 17 meses de prisión fue puesta en libertad cuando, en 2003 la Guardia Civil descubrió que el ADN del presunto asesino de Sonia Carabantes coincidía con los restos biológicos hallados en una colilla recogida en el lugar donde había aparecido el cadáver de Rocío Wanninkhof cuatro años antes. El ADN pertenecia a Tony Alexander King.

La primera exoneracion por ADN en EEUU se dio en 1989, cuando un examen de ADNdemostró que el recluso David Vásquez, de Virginia, que había cumplido 5 de los 35 años de prisión a los que fue condenado, siendo inocente del asesinato de una mujer. Los resultados del examen indicaron que el crimen fue cometido por el asesino en serie Timothy Spencer, quien en 1994 fue la primera persona ejecutada en los Estados Unidos en base a una prueba de ADN.

Kirk Bloodsworth tenía 23 años cuando fue detenido en 1984 por la violación y asesinato de Dawn Hamilton, una niña de tan solo nueve años de edad. Él siempre defendió su inocencia, pero la confesión de varios testigos y la decisión final del juez le llevaron al corredor de la muerte. Allí estuvo dos años más tras haber pasado seis en prisión. La verdad llegó en 1993, cuando una prueba de ADN le dio la razón y le convirtió en el primer exonerado por pruebas de ADN en Estados Unidos.

Tan solo unos días antes del que se suponía que iba a ser el debut como lanzador de los Tigres de Detroit en 1981, un joven jugador de béisbol con mucho talento de 21 años de edad fue detenido y acusado de asesinato en Florida. William Dillon, ahora de 54 años, fue condenado por el crimen. Supuestamente fue visto en la playa en la que se encontró el cuerpo, a pesar de tener una coartada fiable. No sirvió de nada, ya que un preso, en un ardid para rebajar su condena, mintió y dijo que Dillon le había confesado el asesinato mientras esta a la espera de juicio. Después de estar 27 años tras las rejas (de una condena de 27 años y 8 meses de prision) Dillon fue exonerado del delito y quedó libre gracias a la ayuda de las pruebas de ADN y al Proyecto Inocencia.

Anthony Porter fue acusado, condenado y sentenciado a muerte por el crimen de dos adolescentes. En marzo de 1998 , a solo 50 horas antes de morir por ejecución con inyeccion letal, la Corte Suprema aplazo la orden de ejecucion y ordeno la celebracion de una audiencia para averiguar si comprendia lo que deparaba, puesto que su nivel de inteligencia era demasiado bajo.

Y con esta suspension llego una sorpresa: un grupo de estudiantes de periodismo desenterraron pruebas que lo exculpaban, entre ellas la confesión del culpable, Alstory Simon, además de retractación del testimonio de un testigo clave que alegó que había sido presionado por la policía para que identifircara a Porter como asesino tras 17 horas de interrogatorio. El verdadero asesino fue detenido y condenado. Anthony Porter fue puesto en libertad en 1999, después de pasar 17 años en prisión.

Existen miles de ejemplos de condenas erroneas en todo el mundo. Y eso ha de llevarnos necesariamente a una reflexión: han de extremarse las garantias a la hora de dictar sentencia, aún a riesgo de liberar a un culpable, porque no se pueden devolver los años de prisión y el dolor causado al inocente y sus allegados con una compensación económica, ni se puede devolver la vida a los ejecutados en nombre de la justicia en los paises y estados con pena de muerte.Las condenas de inocentes nos suenan extrañas y lejanas, absolutamente excepcionales pero..¿y si fueras tú?

                        Verónica Calvo Uzcudun Lic. en Derecho y Lic. en Criminología.

                     

Written by

Comments are closed.